miércoles, 16 de abril de 2008

Benedicto XVI paraliza Washington

Benedicto XVI ha colgado el cartel de no hay billetes. Washington se ha convertido en un inmenso atasco –con el alivio ahora de la madrugada- donde cinco mil periodistas acreditados para seguir la primera visita como papa del alemán Joseph Ratzinger a los Estados Unidos han obligado al Vaticano a medir espacio y a repartir credenciales solo a cuenta gotas (()) Este es el mensaje que desde el avión bautizado como Shepherd One –pastor uno- grababa el papa como saludo a los hispanos, que no a los españoles, hispanos emigrantes que son mayoría en la iglesia de los Estados Unidos y por los que ha prometido interceder ante las autoridades de este país (()) Benedicto XVI contestaba antes de llegar a la base Andrews donde le esperaba en gesto inusual el matrimonio Bush con su hija Jenna, contestaba en el aire a cuatro preguntas previamente pactadas entre los periodistas que le acompañaban (()) Benedicto XVI insistia que ningún sacerdote condenado por abusos sexuales volverá al ministerio. (()) Esta es y sigue siendo la noticia referencia en todos los medios de comunicación de este país, televisiones, radio y periódicos que volverán en las próximas horas a poner el foco en la nunciatura apostólica de la calle Masachussets, la residencia del papa en Washington, donde hoy cumple 81 años antes de ser agasajado y recibido de forma oficial en la Casa Blanca.