lunes, 7 de abril de 2008

Petraeus y Crocker, en Washington

Irak y el general Petraeus obliga a poner un alto en la campaña electoral… El candidato republicano John McCain y los aspirantes demócratas Hillary Clinton y Barak Obama se plantan en el Capitolio de Washington para asistir y preguntar al responsable militar y al embajador en Bagdad cuales son a día de hoy sus planes de retirada. El general David Petraeus y el embajador Ryan Crocker regresan a Washington con el convencimiento de que reforzar la presencia de tropas estadounidenses en Irak ha sido uno de los factores que ha contribuido a reducir -que no acabar- con la espiral de violencia. Hoy y mañana, el militar y el diplomático, presentarán a representantes y senadores la estrategia que consideran mas apropiada para seguir adelante, un plan que al fin y al cabo es el que tambien asume la Casa Blanca. Antes de hablar Petraeus y Crocker se intuye que es lo que van a decir: el regreso a casa de las tropas hay que hacerlo a cuenta gotas incluso saltándose unos planes que en el mayor de los optimismos habían calculado que el próximo julio quedarían en suelo iraki 135 mil soldados estadounidenses. Eso, por no hablar ahora –en medio de una crisis económica que se ha convertido en preocupación generalizada, de los mas de doce mil millones de dólares que cada mes salen de las arcas públicas para sostener una guerra que –empieza todos a estar de acuerdo- nunca terminará solo empleando el uso de la fuerza.