domingo, 13 de abril de 2008

Pedro Solbes, en Washington

El primer trabajo del recien re-estrenado vicepresidente segundo y ministro de economía, Pedro Solbes, será conocer de primera mano en Washington y en las próximas horas unas previsiones que para España, como las firmadas por el Fondo Monetario Internacional, para las economías de la Unión Europea y de los países mas desarrollados del planeta son como para echarse a temblar. Solbes ha llegado a Washington acompañado por el secretario de estado de economía David Vegara y este domingo –a primeras horas, cuando sean las cuatro de la tarde en España- ha convocado una rueda de prensa en las salas del banco mundial. Las reuniones semestrales del Banco y el Fondo Monetario Internacional son en esta primavera la mejor oportunidad para buscar soluciones a una crisis financiera que ha provocado y encendido las luces de alarma ante una posible recesión económica que en España –según el fondo- recortaría el crecimiento a tan solo un 1,8% este año y un 1,7 % el próximo. La tasa de inflación -siempre son previsiones- sería del 4% y el paro alcanzaría hasta un 10,.4 % en el 2009.
PREVISIONES PESIMISTAS

Pedro Solbes, vicepresidente segundo y ministro de economía, ha llegado a Washington con la intención de participar y aportar idea para resolver una crisis financiera que en estas ultimas horas ha llamado a Washington convocado en la asamblea de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial a los responsables económicos –públicos y privados- que mas tienen que pensar como hacer frente a la crisis financiera que amenaza con traer una época de vacas flacas a las economías del mundo. Solbes tendrá la oportunidad de aportar conocimientos en un momento de incertidumbre y tambien de pesimismo. Las previsiones que hacia publicas esta pasada semana el Fondo eran de echarse a Temblar, para España el crecimiento se rebajaba a tan solo 1,8 % el presente año, la inflación se situaba en el 4% y la tasa de paro alcanzaba el 10,4% el próximo 2009. Las reuniones del Banco Mundial han querido además advertir y dar respuesta a sus socios de las dificultades añadidas ahora a la crisis financiera por la subida de los precios de alimentos de primera necesidad. El Fondo Monetario ha seguido trabajando en su apuesta por reformar una institución a la que desde ahora –aunque sea para ellos testimonial.- tendrán mas voz y voto los países de las llamadas economías emergentes.