viernes, 4 de enero de 2008

Obama y Huckabee, tocan la gloria

Esta escrito el principio –solo el principio- de la marathón electoral en la que se han convertido las presidenciales estadounidenses. Cerca de 1800 reuniones o asambleas –caucus en Iowa- han decidido bendecir las propuestas del senador demócrata Barak Obama y del predicador republicano Mike Huckabee… Resultados calientes que reparten 57 delegados del lado demócrata y 40 del lado republicano con mas de una sorpresa. El afroamericano Obama ha cosechado el 38 por ciento de los votos. Edwards vuelve a dar la campanada y queda segundo, un punto por encima de la senadora Clinton quien consigue solo un 28 por ciento del respaldo de unos 240 mil votantes inscritos este año como demócratas… Iowa pasa por ser un estado conservador y blanco, con millón y medio de supuestos ciudadanos con derecho a voto y en el que viven cerca de tres millones de habitantes. Los republicanos han visto confirmar la buena estrella del aspirante Huckabee apoyado por un 34 por ciento de los 108 mil electores republicanos, seguido a 9 puntos por el exgobernador y mormón Romney. El actor-fiscal Thompson y el senador McCain han quedado emparejados con un 13 por ciento de los votos. Insisto, la carrera a la Casa Blanca solo ha hecho que empezar. La próxima cita –el martes- son las elecciones primarias en el pequeño estado de New Hampshire, pero ya hay datos confirmados de unos caucus que siempre permitirán adelantar tendencias… hoy la juventud y el voto de los inscritos como independientes se han llevado la palma.
LOS INDEPENDIENTES SE HACEN DEMOCRATAS

Jóvenes, estudiantes, mujeres, cristianos evangelistas y el voto de los independientes han condicionado en esta ocasión los caucus de Iowa, cerca de mil ochocientas asambleas, que en las
pasadas horas –era madrugada en España- aupaban en la matrathoniana carrera electoral a la presidencia de los estados unidos al republicano Mike Huckabee y al demócrata y afroamericano Barak Obama (()) Cambio es el mensaje que abre posibilidades, pero los caucus de Iowa no son el pasaporte a la gloria, de ahí esas muchas ganas de restarles importancia por los 49 estados restanters que todavía esperan su oportunidad. En Iowa este año electoral han participado –cifras records- 239 mil democratas y 108 mil republicanos, ciudadanos que en el mejor de los casos y con menos de 40 mil votos han consagrado de momento al nerito Obama y al telepredicador Huckabee. Significatico que la senadora Clinton –tercera- se haya quedado un punto por detrás de Edwards y a diez de Obama… pero a nadie se le escapa ni su caja de resistencia ni el aparato que la acompaña.(()) La campanada del predicador Huckabee puede ser tambien pasajera, ha sacado nueve puntos al mormón Ronney que junto al senador McCain están dispuestos –con todos los sondeos a su favor- a darle la revancha en las primararias de New Hampshire el próximo martes. Y eso por no hablar del alcalde Giulliani que para muchos se equivoca pasando de estas primeras contiendas. Iowa de momento ha repartido su suerte, pero casi nada –salvo tendencias- ha quedado escrito en esta larga marathon que debe escribir su punto final el cuatro de noviembre.
LA GENTE CORRIENTE

Hay resultado, pero solo son como dices, la primera piedra en una larga maratón en la esta en juego la presidencia de los estados unidos. Poco mas de 300 mil ciudadanos han dado la gloria del dia a un afroamericano demócrata llamado Barack Obama y a un predicador republicano como Mike Huckeebe. Los caucus o mil ochocientas asambleas celebradas la noche pasada en el estado de Iowa son ahora un obligadfo punto de referencia para analistas y politólogos. La senadora Hillary Clinton ha tenido incluso que ceder un honroso segundo puesto a John Edwards, en su dia y por esa misma hazaña, aspitrante a la vicepresidencia con John Kerry. Los republicanos siguen todavía sin salir de su asombro, aunque el menos soprendido es el alcalde Giulliani quien ha preferido ver los toros desde la barrera. El mas escaldado el mormón Romney quien después de gastarse una pasta se ha visto superado en nueve puntos –ocho mil votos- por un telepredicador que de momento es capaz de hacer estragos políticos con solo reclamar la atención de la gente corriente