jueves, 31 de enero de 2008

Un debate que es cara a cara

Lo que son las cosas. La selección democrática es lo mas parecido a una selección natural. Los demócratas -mas aún que los republicanos- han acabado dejando el juego en un mano a mano entre primeros espadas.(()) Hillary Clinton y Barak Obama han puesto patas arriba la historia electoral estadounidense. La primera mujer y el primer negro que aspiran a llegar a la Casa Blanca tienen en común saber movilizar a las bases y sacar dinero para sus campaña hasta de debajo de las piedras. Obama es capaz de hacer soñar y ver el mundo del revés. Hillary prefiere presentarse con aureola y pedigree, como la voz de la experiencia para tiempos de crisis. El debate demócrata de esta noche, con estas premisas, solo puede tener un escenario. La todopoderosa CNN, ha dado en el clavo: ha elegido el teatro Kodack de Los Angeles, el teatro donde se reparten los premios Oscar, y donde esta noche quedara demostrado que la carrera electoral de este año 2008 es tambien una carrera de película. (()) Los republicanos, McCain y Romney se han vuelto a dar de lo lindo por conseguir llegar a una meta que esperaba a once y ha quedo –anoche en otro debate donde los primeros se repartían estopa- ha quedado reducida prácticamente a dos aspirantes, porque Huckabee -como predicador- ya solo puede creer en los milagro y Paul es la voz que clama en el desierto. (()) Giuliani ha sido el ultimo en caer, aunque desde la puerta de salida ha dicho que desde ahora apoyara a su amigo y héroe Jonh McCain.