viernes, 4 de enero de 2008

Elecciones 2008, datos para la historia

Los independientes, esos electores no alineados, que pueden a ultima hora inscribirse para participar en los caucus y/o primarias de republicanos o demócratas van a jugar un papel tan importante en Iowa como en New Hampshaire donde los aspirantes a convertirse en candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han desembarcado desde primeras horas de este viernes –mirando al martes- y convirtiendo la primera noche electoral de esta larga campaña en historia para politólogos y analistas.
LOS DEMOCRATAS

Los demócratas este 2008 tienen caja y la gastan. Lo ha hecho el afroamericano Barak Obama –quien llevándose la palma y sin mirar la cartera- se ha dejado en Iowa el solito mas de nueve millones de dólares. La inversión le ha sido rentable… Lleva horas en la portada de todos los medios informativos y con el añadido bomba… ha sacado mas de una cabeza a la senadora Hillary Clinton a quien el aparato y muchos millones que todavía conserva le auguraban mejores resultados.
IOWA
Iowa no da ni mucho menos una llave con la que entrar a la Casa Blanca, lo sabe bien Bill Clinton
incapaz de llevarse la confianza de un estado de hombres blancos y conservadores que gracias esta vez a su juventud y a sus muchos estudiantes y trabajadores a veces da campanadas como la que ha sonado esta pasada madrugada.
OBAMA
Barak Obama ha demostrado estas ultimas horas –como gusta decir y repetir- que no será el color de su piel el que le retire la confianza de sus conciudadanos, claro que para los mas ortodoxos, para esos demócratas que ven rizar el rizo el darse un candidato negro o una mujer para ganar la presidencia que les toca, ahí se ha metido de
nuevo y como remedio para lo que gusten mandar el guaperas de John Edwards, quien de momento sigue demostrando que con sus compromisos obreros sabe dorar la píldora a la izquierda del cada vez mas centrado partido demócrata.

LOS REPUBLICANOS
Los republicanos han consentido a la fuerza ver como otro recién llegado se ha colgado el cartel de ganador en los caucus de Iowa. Mike Huckabee es considerado por muchos santones del partido del elefante todo un advenedizo. Su currículo es similar al que pudiera presentar Bill Clinton cuando llamaba idiota al padre del hoy presidente por no enterarse de que la economía era la principal urgencia de sus compatriotas en aquella recta de salida del siglo XX. Huckabee como Bill fue ocho años gobernador de Arkansas y ahora sin dinero y con una fe batista capaz de mover montañas y votos se ha sacado la espinita de verse refrendado entre y por los evangelistas de Iowa. Literalmente, a cristazos se ha librado los compases de lo que ha sido la penúltima batalla Los nueve puntos que ha conseguido sacarle al final al mormón Romney son muchos menos que lo que se ha podido ahorrar el telepredicador Huckabee para gastos de campaña. Romney se ha gastado una pasta, la que no tenia Huckabee desde hoy llamado a revalidar sus éxitos en estados como New Hampshaire –donde lo tiene duro a decir de las encuestas- pero donde tiene que bregarse si quiere ser alguien en la carrera. Insisto que las encuestas dicen que lo tiene crudo, máxime cuando esto solo ha hecho que empezar y hay quien recuerda que el alcalde Giulliani se lo mira de lejos sin bajar a la arena y dispuesto a dar su estocada particular en esos estados en los que un delegado es una mina…(California, Nueva York, Florida, son el ejemplo) y no como en Iowa donde los republicanos se jugaban solo 40 representantes que mandar a la convención de Saint Paul, Minnesota, donde se elige oficial y teoricamente al candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos… Y eso será en la primera semana de septiembre.