viernes, 16 de marzo de 2007

VALERIE PLAME, UNA INDIGNACION ENCANTADORA


La espectación pasaba por conocer la voz de Valerie Plame la espia encubierta que delataron a periodistas afines los fontaneros de la casa blanca y que sigue quitando el sueño al vicerepsidente Cheney. Valerie, hoy 43 años, ha contestado a las preguntas de unos representantes interesados por descubrir como pueden evitar traspies tan dolorosos para el personal de las agencias de inteligencia, aunque la política y los secretos de estado ataban las manos de todos los protagonistas. Ella ha dicho que se quedo sin trabajo cuando por venganza a los informes elaborados por su marido hicieron publica su identidad y su trabajo en los medios de comunicación, una cosa que ella solo había hecho con sus más intimos y sin llegar a sumar los dedos de una mano. Los congresistas han felicitado a Plame por los servicios prestados a la patria, un dia en el que los medios de comunicación (The Washington Post) descubrían secretos de lo que será su nueva vida. El matrimonio Wilson ha vendido por más de un millón y medio de dólares su casa en Washington –comprada en 1998 por 750 mil – y luego se han mudado a un rancho con vistas a las montañas en Santa Fe, estado de Nuevo México. La excusa es desintoxicare de política y preparar la historia cinematográfica de su caso, unos derechos adquiridos por adelantado por la Warner Bross