miércoles, 7 de marzo de 2007

LA NUBE SOBRE CHENEY

Las aguas políticas se han agitado en Washington y todas rompen contra ese muro de silencio en el que se ha convertido en estas últimas horas el vicepresidente Richard Cheney. La sombra de su jefe de gabinete y colaborador más fiel, la condena de Lewis Scouter Libby abre el interrogante que desde hace tiempo planea como una nube de tormenta sobre la Casa Blanca: ¿quien ha movido en verdad los hilos y quien ha sido el político que siendo vicepresidente ha podido tener tiempo para dedicarse al navajeo de alcarilla?. Las ideas que manejan los medios de comunicación, como antes las nubes de las que siempre habló el fiscal del caso James Fiztgeral, se abaten y acorralan ahora a Dick Cheney. Los demócratas que controlan el Congreso han mordido en carne y tienen en sus manos una buena razón para cuestionar –como poco- la utilización torticera de los servicios de inteligencia antes y después de la guerra de irak. Hasta algunos estudiosos reconocen que los archivos de Cheney, el vicepresidente con mas poder en la historia de los Estados Unidos, tendrán que ser estudiados con lupa para conocer estos tiempos tan revueltos donde solo una nota con sello oficial de la vicepresidencia dice lamentar el veredicto, acompañar a una familia que sufre y elegir el silencio silencio hasta que un anunciado recurso pueda librar al amigo y colaborador Scooter de treinta años de prisión .