sábado, 24 de marzo de 2007

IRAN, AL CONSEJO DE SEGURIDAD

El Consejo de Seguridad no madruga, pero está dispuesto a votar este sábado una nueva resolución que castigue las veleidades nucleares de Irán. Los quince todavía negocian puntos capitales del consenso –la declaración de Oriente Próximo como zona libre de armas de destrucción masiva, es el punto mas conflictivo- en un texto que pretende imponer al régimen de los ayatholas un embargo a las exportaciones de armas y ampliar la lista de individuos y entidades candidatos a congelárseles sus cuentas bancarias por estar involucrados en los programas nucleares. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha cancelado definitivamente su viaje a Nueva York, donde su ministro de exteriores, será el encargado de repetir ante el consejo que los únicos programas que desarrollan tienen como objetivo el desarrollo energético civil. Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, como patrocinadores de la nueva resolución y de las nuevas sanciones, advierten que se han encontrado en un camino sin salida donde la única solución posible – explicación estadounidense- es la "suspensión por suspensión", es decir, que si Irán suspende sus actividades de enriquecimiento de uranio de forma verificable, el Consejo de Seguridad suspenderá sus medidas sancionadoras.