domingo, 25 de marzo de 2007

IRAN Y EL NUEVO PULSO INTERNACIONAL

Estados Unidos espera que la nueva resolución aprobada por unanimidad en el Consejo de Seguridad e imponiendo nuevas sanciones a Iran pueda obligar al régimen de los ayatholas a pensar en la conveniencia del dialogo y la negociación. Las palabras del ministro de exteriores iraní, Manuchehr Mottaki, sentado en la mesa de herradura de la ONU hacen temer lo contrario. Observadores internacionales temen que el gobierno de Ahmadineyha quiera enrocarse y demostrar que puede ser auto suficiente. La nueva resolución 1747 vuelve a dejar en manos del Organismo Internacional de la Energía Atómica la ultima palabra. En un plazo de 60 días la comunidad internacional volverá a conocer lo que han dado de si unas sanciones trazadas con tira lineas –donde ademas del embargo de armas, llama la atención el seguimiento y bloqueo que se hace a las cuentas del cuatro mayor banco iraní , el banco estatal Sepah, a quince particulares y a 13 organizaciones civiles a las que se supone muy relacionadas con el desarrollo y la investigación de los programas nucleares en marcha. Lo mas positivo –lo mas destacado en estas ultimas horas, en las que no se pasa por alto que Irán retiene todavía a marineros de la gran bretaña- ha sido el haber conseguido la unanimidad a pesar de las explicaciones de voto que hicieron Sudáfrica, uno de los países lideres del movimiento de los no alineados, Indonesia, el mayor representante musulmán en el consejo y Quatar, el vecino de Irán. Precisamente el ministro de exteriores iraní denunciaba una confabulación, capaz de imponer unas sanciones claramente dirigidas a acabar con una nación independiente, orgullosa y incansable con miles de años de cultura y civilización.