viernes, 6 de febrero de 2009

Con la sangre no se juega

Español o europeo. Haber vivido cinco años en España o en cualquier país europeo después de 1980 es suficiente para no poder ser donante de sangre en los Estados Unidos. La norma es todavía mucho más estricta para los ciudadanos británicos, donde por aquellos años se documentó científicamente la aparición de la llamada enfermedad de las vacas locas. Las autoridades sanitarias estadounidenses no se han andado con rodeos. La aparición documentada de que transfusiones de sangre han podido llevar a desarrollar una variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob son el mejor aval para la prohibición. El largo formulario que contestan los hipotéticos donantes de sangre en los Estados Unidos tiene como final una pregunta concreta. Ha vivido o visitado durante cinco años o mas el continente europeo después de 1980. La respuesta positiva a esta cuestión impide a una gran mayoría de ciudadanos españoles y europeos en general presentarse como donantes de sangre en este país. Las explicaciones sanitarias son tan sencillas como sorprendentes. Estados Unidos considera probado que mas de doscientos casos de transfusiones sanguíneas realizadas en Europa acabaron propiciando el contagio o la transmisión del mal de las vacas locas. España es menos tremendista pero si limita en su cuestionario (25) las donaciones de sangre a tan solo un año de residencia en territorio británico entre 1980-1996. Hace ocho años, la revista The Lancet anunciaba el primer caso de transfusión de sangre que provocaba la muerte por contagio de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob. «El informe sugiere que la sangre donada por una persona que no presenta síntomas de estar infectada por la variante de Creutfled-Jakob puede representar un riesgo de expansión de esta patología entre la población humana» El tiempo transcurrido desde entonces, mas de ocho años, no solo ha provocado las prohibiciones estadounidenses que ahora llaman la atención sino que, también, han hecho crecer el numero de casos con resultados fatales y contagios provocados por transfusiones sanguíneas.