lunes, 11 de mayo de 2009

Roxana Saberi, libre en Irán


La periodista estadounidense Roxana Saberi puede contarlo. Esta libre en Irán despues de tres meses de pagar el pato. Roxana tiene 31 años y se fue hace seis a Teherán con la ilusión de contar lo que alli pasaba. Hija de iraní y japonesa, Roxana se las prometía felices. La PBS emitía sus crónicas hasta que un policia la detuvo por comprar una botella de vino a últimos de enero. Volvió entonces a empezar su historia. La niña guapa que llegó hace una década a ser miss Dakota del Norte empezó a vivir su particular calvario. Pasó de periodista a espía en menos que canta un gallo. Mata Hari en Teherán y en los albores del siglo XXI. Irán y los Estados Unidos tenían de nuevo un caso para desenfundar espadas. Roxana, en medio, fue condenada a ocho años de prisión. La movilización internacional y los nuevos vientos que destilan desde el imperio han hecho el resto. La periodista estadounidense queda libre después de que la justicia iraní revisará el caso. Esta vez, la suerte ha caido del lado de una joven que regresará a casa sin sari y sin botella. Amnistia Internacional y el nobel Shirin Ebadi hicieron el resto. Ella se pasó dos semanas en huelga de hambre. Roxana, freelance, escribirá su libro y acabará de estudiar en casa. Solo es cuestión de horas. El viaje de vuelta, acompañada por Reza su padre, será otra historia.