viernes, 6 de julio de 2007

Niñas secuestradoras querían 200 mil dólares en un sofá

Mucha televisión, mucho cine, mucha imaginación… La policía del condado de Garfield, idílico paraje en el que viven unas cincuenta mil personas en el estado de Colorado, ha tenido que arrestar y presentar ante el juez a dos niñas de 12 y 10 años -hermanas- acusadas de secuestrar de madrugada al hijo de su vecina –un bebe de 1 año- por el que trataban de cobrar una recompensa de 200 mil dólares. La historia, que firma la agencia Associated Press y que ahora recogen algunos medios de comunicación estadounidenses dice que la historia se vino abajo cuando la madre de las niñas descubrió los hecho y su hija mayor confeso que la idea fue de su hermana pequeña. Si quieres volver a ver a tu hijo –dejaron escrito en casa de Sheila Wells, no llames a la policía y deja esta noche en el sofá 200 mil dolares. Un portavoz policial, Dean Grassino, ha dicho que esta historia es uno de los delitos mas raros que ha vivido en sus dieciocho años de profesión