martes, 5 de junio de 2007

Libby, culpable con 30 meses de prisión


Treinta meses de prisión, dos años de libertad condicional y doscientos cincuenta mil dolares de multa es la pena a cumplir por Lewis “Scotter” Libby, el que fuera jefe del gabinete del vicepresidente Richard Cheney. Libby –a quien un jurado popular declaró culpable meses atrás- tendrá que ir a la cárcel por cometer perjurio, haber obstruido las investigaciones judiciales y haber desvelado la identidad de una agente encubierta de la CIA, Valerie Plame. La filtración de ese nombre a los periodistas fue la respuesta a las críticas que su marido diplomático hizo a la administración Bush por manipular sus informes y justificar con parte de ellos el supuesto enriquecimiento de uranio en los inexistentes programas nucleares de Irak. Libby solo podría salvarse de ir a la cárcel por un perdón presidencial, posibilidad que no se descarta pese al coste politico que deberia soportar el inquilino de la Casa Blanca.