miércoles, 12 de marzo de 2008

Toca Afganistán

El consejo de seguridad de naciones unidas toma nota, escucha y sigue el rosario de compromisos que marca su calendario… Después de Kosovo, después de una nueva reunión alrededor de la mesa de herradura en la que Serbia dice querer agotar sin recurrir a la fuerza todos sus argumentos contra la independencia de Kosovo, después de la reunión de los quince llega a la agenda del Consejo las explicaciones y el informe que sobre Afganistán pondra la mesa esta mañana –aquí a partir de la diez- el secretario general de naciones unidas Ban Ki Moon. Estados Unidos, país que se sienta en el consejo y uno de los cinco que tiene derecho a veto- repite de un tiempo a esta parte la necesidad de que sus amigos y aliados de la OTAN incrementen el numero de sus efectivos sobre territorio afgano, pretensión que hasta ahora ha sido olímpicamente ignorada. En estas ultimas horas, por si fuesen pocos los problemas, el almirante William Fallon, 63 años, responsable de las fuerzas destacadas en Irak y Afganistán ha presentado su renuncia después de expresar publicamente sus desacuerdos con la política de defensa y seguridad que patrocina la administración Bush. Fallon -mas de cuarenta años en la carrera militar donde le apodan ¨fox¨-el zorro- ha marchado a Irak de visita sorpresa para despedirse, un día después de que el ministro Robert Gates aceptase e hiciese pública su carta de renuncia. Fallon había protagonizado esta semana un largo artículo en la revista Esqueire (todavía puede leerse en su edición digital) denunciando y criticando lo equivocado que sería una acción militar contra Irán y sus programas nucleares. William Fallon, según se desprende de lo que cuenta la publicación, es un hombre inteligente que había llegado al Pentágono de la mano de Rumsfeld pero con el compromiso de poder defender sus ideas. Ha sido mas diplomático que militar y -como dice Esqueire- era capaz de estar en Pakistán sentado con Mussarrak el dia antes de que el presidente tomase su decisión de abandonar la jefatura del ejercito o explicar en la zona verde de Bagdad que la solución para Irak pasaba por hacer amistades con sus vecinos.