martes, 4 de marzo de 2008

Hillary, tres cuartos de entrada

Llega la hora de la verdad y Hillary se acaba de dar un bano de solidaridades en Austin, Texas, para elegir al final esperar los resultados de otro decisivo martes electoral en el estado de Ohio. Mas vale prevenir que curar, aunque su mensaje sigue siendo el que mas entiende la mujer hispana. (()) Barak Obama se ha lanzado a la conquista del oeste, seguia los pasos a Hillary, convocaba en Huston, pero ahora e queda en Texas para esperar la noche que puede ser su noche en San Antonio. La caravana democrata tiene solo una ventaja: la movilizacion y la esperanza de ganar en noviembre la Casa Blanca. (()) Sea quien sea, Obama o Hillary, el votante de hoy, sera tambien votante democrata del manana.
QUIEN TE HA VISTO, QUIEN TE VE
Es tan diferente siendo practicamete lo mismo... Hillary no es la que era. Claro que igual y a la vista de los resultados, Hillary siempre ha sido la que fue. La ex primera dama, la famosa e inteligente Hillary ha tenido que hacer siempre la faena sin colgar el cartel de no hay billetes. Y eso, ademas, con la gente desfilando antes de rematar al murlaco que es el mitin con cadencia, con principio, nudo y desenlace... Hillary se pone sin quererlo en evidencia. Ha dejado de dar cabezadas, de aplaudise cuando alaban sus mnuchas excelencias. Ha pasado tiempo. Desde que la viera en una noche democrata en Des Moine, a la Hillary de Texas han pasado tantas cosas que hoy un traje marron /tabaco y sin oro/ es la mejor imagan y mensaje del quiero y no puedo.