martes, 4 de marzo de 2008

Primarias en Texas

boomp3.com

Pueden ser cinco millones las familias que en Texas hablan y cantan en espanol, mariachis de la fronteriza Laredo capaces de levantar la voz en favor de Barak Obama, y eso siempre con el permiso de Hillary Clinton dispuesta a reclamar que esto es casi suyo.(()) Experiencia, solucion a problemas frente al buen criterio y necesidad de cambio se ven hoy cara a cara en una primarias simpre diferentes aunque solo ahora en portada de atenciones.(()) Votar dos veces en los Estados Unidos es delito menos en las primarias de Texas que sin hacer publicadad enganosa y con mariachis de rondon, acaban despues de cerrar sus colegios electorales en asambleas o caucus donde se reparte casi la tercera parte de los 228 delegados en juego.(()) Los democratas de Texas se dejan querer, pueden pimero votar y despues /y por la noche/ con amigos y vecinos, con democratas de toda la vida/ cambiarse de bando y decir en publico lo que no dijeron en el voto secreto y libre de las urnas. Por si fuese poca la copmplejidad del sistema, los democratas de Texas dejan votar a ciudadanos inscritos como republicanos que a dia de la fecha prefieran pasar de sus candidates o /en pensamiento muy espanol, pero muy ajeno en estas latitudes- ayudarles de forma indirecta. Quien seria el mejor rival democrata para ganar McCain, pues eso, pero dicen que no pasa.(()) A falta de horas para abrise los colegios electorales, aun a sabiendas de que ya hay record de participacion porque los tejanos han podido votar por adelantado desde el 19 de febrero, a falrta solo de horas para empezar las prtimarias de Texas lo mas curioso para un oido espano es la publicidad a todo trapo y en cualquier parte, publicidad que puede muy bien ser en castellano y que aqui ademas nunca llega tarde si hay que pensar en la segunda vuelta… en ese voto a mano alzada que de madrugada promete ser el ultimo suspiro con el que suena Hillary para resucitar y el ultimo empujon que desea Obama para dejarla fuera de la carrera… para marcar siguiendo el juego, el final del partido.