martes, 18 de marzo de 2008

La Reserva Federal, por dentro

La Reserva Federal ha confirmado que sus decisiones nunca acaban siendo a gusto de todos, incluso cundo la rebaja del precio del dinero es de tres cuartos de punto, incluso cuando la tasa de interés interbancario queda en 2,25%, siempre habrá quien pida mas y en esta ocasión, hasta quien critique el exceso en tiempos donde el propio comunicado explicativo de la Reserva reconoce que la inflación esta disparada y puede añadirse a la lista de problemas. Los disidentes que piensan que el exceso de la rebaja esta en marcha no son instituciones financiera o inversionistas que pedían mas, son dos representantes de bancos centrales, Dallas y Philadelphia - Richard W. Fisher y Charles I. Plosser, dos de los diez votos que han decidido desde el pasado septiembre bajar tres puntos el precio del dinero o trabajar el pasado domingo para mandar señales de urgencia a los mercados cuando el quinto banco del país reconocía problemas de liquidez. Las disidencias en la Reserva suelen ser normales aunque no públicas, pero en tiempos cuanto menos de incertidumbre, bueno es saber que hasta en el sanedrín que intenta planificar y hasta dirigir la marcha de la primera economía del mundo no faltan ideas y hasta fórmulas distintas para capear el temporal.
PEZ GRANDE, PEZ CHICO

La Reserva Federal no es un ente abstracto, tiene un presidente a quien alaba cada día que
puede –hoy tambien- otro presidente como George Bush y a quien se acerca –siempre que se le deja y lo solicita- el ministro del Tesoro, Henry Paulson, porque lo que si tiene Ben Barnanke es la supuesta etiqueta de la independencia, etiqueta que siempre se le supone al organismo en el que se sientan los bancos centrales del país en periodos que no se controlan desde la Casa Blanca que es la que nombra . La Reserva Federal esta hoy en la picota para quienes interpretan que desde hace tiempo y ahora con el retrato en caliente de sus ultimas decisiones actúa descaradamente a favor de quienes con mas riesgo y dinero que nadie han puesto en peligro el sistema financiero. Mas claro, si la Reserva para combatir la liquidez que no tienen las instituciones financiera no deja de hacer dinero y se lo pone baratito a bancos y entidades de crédito lo que esta haciendo es mandar un mensaje equivocado… hagan ustedes lo que quieran que aquí al final estaremos nosotros para ayudarles si es que sus negocios no solo no salen a pedir de boca sino que además son ruinosos para todos. Todos son esos miles de ciudadanos estadounidenses que se preguntan cuando les darán tambien a ellos parte de ese pastel barato con el que pagar hipotecas y volver a empezar si es que pueden –porque son tambien miles los que perdieron sus casas y andan ahora con una mano delante y otras detrás. La cuestión ha llegado hoy hasta las puertas de la casa blanca, donde el portavoz en funciones pedía tiempo al tiempo… paciencia porque entre los planes del gobierno –decía- es que el dinerito fresco llegue al bolsillo de los consumidores a mediados del próximo mes de mayo. Curioso argumento porque mientras a unos les ponen 30 mil millones de dólares para ayudarles a comprar un banco, a otros –a los ciudadanos que pagan impuestos y que si vienen mal dadas acabarían pagando el pato- les reparten 160 mil aunque como es lógico tan repartidos que algunos los consideran ya migajas de 600 a 1200 dólares.