jueves, 20 de marzo de 2008

Irak divide sin tener salida

La apatía, el desencanto, la frustración acompañan al día después de un aniversario en el que presidente y políticos con aspiraciones de serlo dejaron claro –a decir de los editoriales que hoy publican The New York Times o The Washington Post- lo difícil que va a ser terminar una guerra en Irak cada dia que pasa mas impopular –solo la entienden un 32% de los estadounidenses- muy costosa -siete de cada diez ciudadanos atribuyen sus problemas económicos a la marcha del conflicto- y con un comandante en jefe –George Bush- que además de ir de salida –el 20 de enero del 2009 dejara la Casa Blanca- (leo textualmente) sigue sin tener un plan para la victoria y solo la evidencia de pasar este enredo a quien sea su sucesor. Los mas críticos hoy –salvo los dos centenares de pacifistas que a lo largo y ancho del pais dieron con sus huesos en la cárcel después de participar en manifestaciones tampoco extraordinarias- los más críticos siguen siendo los editoriales de periódicos y los comentarios que se escuchan en radios y televisiones. Los Angeles Times va un poco más lejos y mirando a futuro predice que la llegada desde Irak del general Petreaus, -el mes próximo para dirigirse al congreso y evaluar la nueva situación- estará precedida de sobresaltos impredecibles. La cupula militar –como este pais- dice el periódico californiano- esta dividida sobre la estrategia a seguir en Irak. Petraus defiende que los 158 mil soldados que forman su tropa puedan regresar a cuenta gotas y nunca ser menos de los 140 mil, una exigencia a decir de muchos descabellada cuando las promesas electorales de los demócratas siguen insistiendo que la mejor respuesta es una retirada inteligencia, claro que la inteligencia siempre es algo que acaba demostrándose no siempre por adelantado