lunes, 10 de marzo de 2008

El gobernador de Nueva York se va de putas

Perdón es lo primero que ha pedido el gobernador del estado de Nueva York, Eliot Spitzer, al saberse sorprendido en una redada policial que le sorprendía con una prostituta en la habitación de un hotel de Washington DC bajo la identificación de cliente número 9. (()) Spitzer hacia pública su confesión acompañado por su mujer desde Albano, la capital del estado neoyorkino, donde hace justo un año ganaba para los demócratas el puesto de gobernador, después de haber servido ocho años –como el mismo recordaba- como fiscal general del estado. Eliot Spitzer tiene 48 años, esta casado y es padre de tres hijos. Una de las preguntas mas repetidas –pero hasta ahora sin repuesta- era la de saber si Spitzer presentaría su dimisión. El gobernador neoyorkino había estado en la picota después de anunciar que concedería licencias de conducir a indocumentados, idea que rechazo después de un agrio debate bajo el pretexto de no ser el momento político adecuado-. La noticia ha sido adelantada y es portada en la edición digital del periódico The New York Times.

Otros medios neoyorkinos se atreven a pronosticar que Spitzer presentará su dimisión esta misma noche, después de que su segundo y lugarteniente el afroamericano y demócrata del Bronx, David Paterson, 53 años, jure el cargo de gobernador neoyorkino en lo que se convertiría en la primera ocasión que un hombre negro ocupe el puesto