martes, 18 de marzo de 2008

El gobernador Paterson ligaba casado


Los enredos siguen siendo el punto flaco del gobierno neoyorkino. A escasas horas de los aplausos y las felicitaciones, lo de estar libre de pecado y tirar la primera piedra se convierte en norma de obligado cumplimiento. El recién estrenado gobernador David Paterson, afroamericano y ciego, acaba de reconocer que él y su mujer Michelle mantuvieron relaciones extra matrimoniales durante años, consentidas y de mutuo acuerdo, sin que para ello utilizarán en ningún caso fondos públicos. Paterson, 53 años, ha provocado -de momento- comentarios ironicos en los medios de comunicació. Si la oposicion republicana tira del hilo y pide su cabeza será otro cantar, aunque Paterson siempre podrá acordarse de aquellos dos o tres años que empezaron en el 99 llevando a su novia al modesto Hotel Days Inn (Broadway con la W 94St) muy lejos de los oropeles con los que su antecesor Spitzer se rodeaba en el washingtoniano Mayflowers