martes, 20 de febrero de 2007

IRAN, EN EL PUNTO DE MIRA


Estados Unidos juega con el palo y la zanahoria. Dice que la diplomacia manda, pero a reglón seguido George Bush, busca efectos boomerang para seguir mancando al régimen de los ayathokas Las supuestas armas iraníes que utiliza la insurgencia en la guerra de Irak, las intromisiones que obligan a dar carta blanca para detener a supuestos espias, han elevado el tono dialectico. La clase política no se muerde la lengua y recuerda a Goerge Bush que necesita de la autorización del congreso para emprender una guerra, autorización que la presidenta del Congreso y demócrata Nancy Pelosi rechaza por cuento advierte que la preocupación numero uno de los ciudadanos estadounidense es ahora ver regresar cuanto antes a sus tropas de Irak. Los plazos en Naciones Unidas amenazan con seguir corriendo, hay especulaciones para todos los gustos, la entente ruso-iraní que espera el proximo octubre cargar los reactores, los contratos millonarios para vender gas a China, la situación explosiva en la región sigue siendo elementos tan preocupantes para la adminitración estadounidense que no resulta extraño planes que hagan verdad esa maxima de buscar la paz, preparando la guerra.