jueves, 1 de febrero de 2007

BOSTON, POR LOS PELOS

Se quedaron antes y despues con el personal… Se llaman Sean Stevens y Peter Berdovsky. Tienen 27 y 28 años, respectivamente. Habian llegado esposados a los juzgados de Boston y salieron en libertad pagando cada uno una fianza de 2500 dólares. Su odisea no les ha impedido tomar el pelo a cualquiera. Cumplieron lo dicho, solo contestaron a preguntas relacionadas con los pelos, aunque cuando les preguntaron si temian verse en la cárcel con el pelo al cero, prefirieron sonreir y decir eso tan recurrente de esa es una pregunta muy inteligente. Sean y Peter causaron el despliegue policial mas importante desde los atentados del 2001, y solo por una campaña de publicidad en la que colocaron 38 carteles luminosos que -solo en Boston- confundieron con posible artefactos explosivos. El ayuntamiento de la ciudad es el que no se lo ha tomado a broma la historia y puede solicitar de los jóvenes el abono de mas de medio millón de dolares, cantidad de la que se haría responsable el emporio Turner para el que trabajaban.