domingo, 18 de febrero de 2007

IRAK, EL MAYOR ERROR EXTERIOR

El congreso de los Estados Unidos, los demócratas encargados desde las elecciones del pasado noviembre de marcar la agenda política, prometen no bajar la guardia y exigir al presidente George Bush que cambie de rumbo. Harry Reid –lider demócrata en el Senado, se ha paseado por las televisiones pregonando -como escuchábamos- que "está claro que la guerra no está yendo bien. Por eso, en los próximos meses habrá más votaciones, como tiene que ser". Votaciones que son "parte de un proceso para pedirle al presidente que, por favor, cambie el rumbo" en Irak. "Lo que necesitamos no es un aumento de soldados, es un aumento de la diplomacia" era una de las conclusiones del senador que dejaba boquiabierto a su entrevistador. La guerra de Irak es el peor error en política exterior jamás cometido en la historia de los Estados Unidos -fue su declaración-. Por encima de Vietnam - le preguntan- por encima de Vietnam, es la respuesta que permite después escuchar de fondo una sonrisa al ver la reacción y la cara del periodista que de inmediato cambio de rumbo para mirar hacia Irán.