martes, 13 de febrero de 2007

EL NEGOCIO SAN VALENTIN


Hay un juego de la oca en los Estados Unidos que salta de compra en compra y de fiesta en fiesta. San ValentÍn viene después de Navidad. Es la excusa para seguir sacando doláres a los consumidores, para seguir haciendo pais y paisanaje, para seguir haciendo patria mientras se gastan miles de duros en compartir corazones, chocolates, peluches, velas y a ser posible en rojo aunque sea solo verde el color del dinero. Pero San Valentín este año ha llegado acompañado de una extraña propuesta: si me das 35 dólares te preparo una coartada. Es el reclamo que publicita una empresa como Alibi Networt, una extraña compañía que a través de internet explota el deseo ajeno de pasar de fiestas y sobre todo de amores imposibles, ya sean ellos amantes pertinaces o mujeres desesperadas. Alibi ofrece una coartada para evitar el encuentro. Ideas hay a miles. La llamada del veterinario para recoger con urgencia el perrito enfermo, el fontanero inoportuno que solo ahora puede arreglar la gotera y todo para evitar la celebración de un día tan singular donde el amor acaba midiéndose por la tarjeta de crédito, como las coartadas, porque lo más delicado y costoso puede ser organizar fuera de la ciudad de residencia un simposium o congreso profesional de inexcusable asistencia. Las cantidades oscilan a gusto del consumidor y de la necesidad de su muy personal alejamiento. Alibi –con sede en el estado de Illinois- garantiza el éxito si la inversión alcanza o supera los 1500 dólares, hay que pagar por añadidura, sea cual sea el servicio, una cuota de inscripción que alcanza los 75. Pero después todo se vende como coser cantar. Cantar menos, coser casi todo, porque la verdad sea dicha de paso, cada vez son mas los hombres y mujeres que recurren a las ofertas-coartadas de Alibi Networt, la compañia estadounidense que hoy día de San Valentín ha facturado en excusas un 30 por ciento más que el año pasado, sin que la nieve o el frío que campa por todo el país haya hecho desfallecer un negocio que sabe muy bien lo que es hacer el agosto con la ayuda de los que solo acaban siendo enamorados de pacotilla.