martes, 23 de septiembre de 2008

La crisis económica marca a Naciones Unidas

La tormenta es menos, pero sigue sin escampar.(()) Henry Paulson y Ben Bennanke fueron encargados de volver a la colina del capitolio para escenificar con palabras y pedir de nuevo con urgencia los 700 mil millones de dolares que necesitan para sacar las hipotecas basura de los mercados e intentar que lña crisis sea agua pasada. (()) Bush lo decia a su manera en Nueva York, primero con el presidente de Pakistán y luego en Naciones Unidas donde terminaba la que fue su última intervención ante el plenario con la advertencia de que si no se actua con urgencia aquí, la interrelación de las economias crearía efectos devastadores en otros paises. (()) Los jefes de estado y de gobierno que comparten en naciones unidas con Bush la tribuna de oradores, algunos como la presidente argentina Kitchner, tiraban a dar despues de sus pasadas experiencias, aunque por lo general, sus intervenciones estaban marcadas por sus necesidades. (()) El presidente francés Sarkorzy llegó a hablar de la reconstrucción de capitalismo por los paises ahora mas afectados. El brasileño Lula da Silva dejaba dicho que la desidia de los especualadores volverán a pagarla los trabajadores y desde la secretaria general de la ONU, Ban Ki Moon, ponía en el aire la evidencia: el miedo de los paises ricos a la recesión, hará a los paises pobres mas pobres.