sábado, 13 de septiembre de 2008

Galveston, la preocupación

El huracán Ike ha perdido por fin fuerza –todavia sin convertirse en tormenta tropical- después de castigar durante mas de doce horas las costas del Golfo de México, inundar practicamente la totalidad de la isla de Galveston –donde llegaba a las dos de la pasada madrugada, hora local, con fuerza dos, olas de siete metros y poniendo en peligro la vida de al menos 40 mil personas que no habian cumplido con la orden de evacuación. (()) George Bush madrugaba en la casa blanca para dar ánimos y esperanzas a los estados de Texas y Luisiana donde el huracán, con vientos superiores a los 165 kilómetros hora, fuertes aguaceros y riesgo de tornados, sigue todavía preocupando a las autoridades.(()) El alcalde de Houston asumía la imposibilidad de socorrer a los vecinos que llamaban a los servicios de emergencia, cuatro mil setencientas llamadas en las primeras horas de presentarse Ike en la ciudad donde ha dejado a cuatro millones de personas sin energía eléctrica. Los servicios de auxilio a las victimas .se habla de tres muertos, como poco, esperan que mejoren las condiciones meteorológicas para poder socorrer a miles de afectados y muy en particular recorrer y visitar puerta a puerta la localidad de Galveston donde mas se ha podido cebar el fuerte oleaje y los vientos provocados por Ike.