jueves, 31 de julio de 2008

Irak, cambia de planes

El entrenamiento de las fuerzas iraquies y la permanencia de los relevos de soldados solo por un año en Irak es la nueva misión que el presidente George Bush, tambien comandante en jefe, plantea para estos tiempos de transición política en la que las elecciones colocan a los Estados Unidos. Bush ha hecho una declaracion por sorpresa y hasta contradictoria en los jardines de la Casa Blanca. (()) El presidente recordaba los niveles de violencia de la primavera del 2004 para congraturlarse de los avances significativos que a pesar de todo – los informes del general Peteraus y Croker- reconocen pueden ser reversibles. El presidente se ha felicitado por los progresos hechos por el gobierno Maliki, sus fuerzas de seguridad y ha prometido seguir adelante con los planes de retirar efectivos al comprobar que ahora las necesidades son otras. La declaración, solo cuatro minutos y sin preguntas, es cuanto menos excepcional y hasta puede resultar contradictoria.

OPTIMISMO, PERO...

George Bush se ha cuidado mucho de volver a repetir esta mañana mirando a Irak la frase de misión cumplida que le persigue desde mayo del 2003, pero es la primera vez que el presidente defendiendo siempre sus política habla del próximo regreso a casa de parte de sus tropas. (()) Bush insiste en recordar que este país sigue en guerrea, pero el éxito en Irak esta cerca gracias al trabajo con el gobierno Al Maliki y al entrenamiento de las fuerzas iraquíes de seguridad. (()) No se ha pillado nunca el presidente los dedos porque -como le dice su general con mando en plaza- David Petraus y su embajador Ryan Crocker, la situación siempre es reversible. Bush ha presumido en cuatro minutos y en declaración matinal hecha por sorpresas desde la Casa Blanca, Bush ha presumido de haber visto en Irak remitir la violencia desde aquella dificilísima primavera del 2004. Logros notables -presumía. Fueron los conseguidos con el incremento de tropas. Ahora es el momento de pensar en el regreso de al menos 10 mil soldados y dar la buena nueva a sus familiares de que a partir de hoy los relevos –se había anunciado el pasado abril- serán solo de doce meses y no de quince. Las interpretaciones a este mensaje que puede a veces hasta resultar contradictorio son libres. The New York Times apunta a que Bush quiere jugar con ventaje y se adelanta al posible acuerdo que esta misma semana podría firmarse en Bagdad entre los Estados Unidos e Irak diseñando los pasos a seguir en el mas inmediato futuro.