lunes, 14 de julio de 2008

Hielo y arte

Alaska funciona por consorcios. Eso parece, al menos, cuando se habla de negocios. Los trenes, el oleoducto, los grandes retos de un estado inmenso en el que solo viven poco mas de un millon de ciudadanos, esta hecho para dejar vivir y poder sumarlo en la chequera. La oferta mas singular puede resultar un reclamo para curiosos. Un museo de hielo es ya en estas tierras algo mas que una necesidad. La realidad ha encontrado refugio en un rincon Art Deco del centro de la imbrincada ciudad de Fairbancks. Ice Alaska, INC viene a ser como el sueno de un punado de artistas encargados cada ano de convertir bloques inmensos de hielo en figuras y objetos capaces de romper las fronteras de lo posible. La solucion para esa fugacidad que pudiera ser el agua congelada son salas frigorificas con puertas de madera y cristales transparentes. El Arte del hielo se ofrece a los mortales con el permiso y la complicidad de la energia electrica. Todos los dias, lleva cuatro anos por estos lares y habla un ingles que se entiende, un maestro de afilar y perfilar los hielos ofrece a quienes visitan el museo unas lecciones para iniciarse en un camino sin fin. El pajaro helado que fue capaz de modelar en pocos minutos no sera capaz de volar hasta el proximo campeonato del mundo. La cita, el proximo febrero como a la ocho de la tarde, con dieciocho grados bajo cero en el parquet abierto y helado de la ciudad de Fairbancks.