martes, 22 de julio de 2008

Alaska, casi al final (I)

No son estos los mejores tiempos para hacer viajes que no permitan ahorrarse gasolina. Una visita relampago al estado e Alaska deberia empezar por hacer todo menos las cuentas de la abuela.. Alaska es caro y si ademas la gasolina se vende a cinco dolares el galon termina haciendose carisimo. Viajar en Alaska require la combinacion de todos los transportes. Hay que subirse al avion, coger un ferry, hacer kilometros y hasta dejarse tentar para anadir a nuestro viaje las visitas correspondientes. Viajar en Alaska es ir abriendo la cartera y dejando dolares en cada esquina. Puedes tocar un glaciar con la mano pero solo podras verlo deshacerse en el mar si dejas que te lo ensene uno de los cientos de tours operadores que trabajan en Alaska. La mejor recomendacion es tener amigos, llamar antes por telefono a quienes han hecho de Alaska su paraiso particular. Jeff, Ninetta, Ana Maria han sido nuestros mejores anfitriones. Jeff se encargo de la intendencia Los resultados saltan a la vista en las que fueron algunas de nuestras residencias. Antes, Miguel y en Washington se encargo de ponernos en la pista y los dientes mas largos. Todavia hoy le debemos un gazpacho que despues de lo visto necesariamente sera gazpacho de lujo al estilo Tichi. Cada uno a su manera nos han ayudado hacer un viaje diferente. Caro, carisimo, pero irrepetible e inolvidable. Nos iremos de Alsaka con la sensacion de haber empezado a conocer Alaska. Dispuestos a repetir. A volver cuando nos toque la loteria o podamos presumir de ser jubilados de oro. No seremos los unicos, este 2008 si algo ha llamado mi atencion es ver como se lo monta la tercera edad que vive y trabaja en los Estados Unidos. Tiempo al tiempo, todo sera volver a empezar y recurperar lo que hasta hoy no habiamos aprendido.