lunes, 27 de octubre de 2008

Obama, en el lejano punto de mira

El candidato demócrata Barack Obama y sus más allegados no comentan la actuación policial que en el estado de Tennesse ha conseguido desbaratar un plan neonazi con el deseo final pero muy remoto en su elaboración de acabar con la vida de Barack Obama. Un agente policial identificaba
a dos jóvenes neonazis, Daniel Cowart (20 años) y Paul Schlesselman como presuntos autores de un plan que incluía la masacre de 102 personas -88 afroamericanos y 14 decapitaciones, como números clave en ritos supremacistas- en una orgía que debería acabar con el intento de asesinar al candidato demócrata, Cowart y Schlesselman fueron sorprendidos por la policía cuando preparaban el asalto a una armería con la ayuda de un rifle, una escopeta de caza con cañones recortados y tres pistolas. El pasado verano, en Vencer, capital del estado de Colorado y cuando se celebraba la convención demócrata, la policía detuvo a tres personas acusándolas de un intento de asesinato a Barack Obama que la justicia dejo posteriormente en libertad