viernes, 10 de octubre de 2008

El G7 dispuesto a todo

Los ministros y gobernadores de bancos centrales de los siete países mas industrializados del mundo se han ido a cenar en Washington despues de haber hecho durante todo el viernes los deberes a los que les había obligado la crisis financiera extendida de este a oeste y de norte a sur. (( )) Los responsables de las finanzas de Estados Unidos, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido, Japón e Italia llegaron a la conclusión de que "La situación actual requiere acciones urgentes y excepcionales". (()) Henry Paulson, el secretario del tesoro estadounidense añadía después de un comunicado de cinco punto que en los Estados Unidos, parte de los 700 mil millones de dolares que el congreso autorizo para comprar las hipotecas basuras estarán destinados a inyectar dinero contante y sonante en los bancos que lo necesitan y que están dispuestos a pasar acciones y propiedad a un gobierno dispuesto a intervenir como ultima o primera solución para que los mercados trabajen.(()) George Bush había adelantado que la crisis tiene solución pero con paciencia, mas cuando el ministro Paulson reconocía que todavía esta por aprobarse donde y como colocar el primer dólar de un plan de rescate que aun no ha entrado en funcionamiento. El llamado grupo del G7 se ha comprometido a buscar liquidez gracias a las aportaciones públicas y privadas, dotar a los bancos del dinero que necesiten con todos los medios a su alcance y dar garantías robustas y consistentes a los depósitos para reactivar los mercados de hipotecas y de activos.
BUSH QUIERE MAS
George Bush quiere más que las palabras o el último comunicado que en cinco puntos dejaba la pasada noche escrito en Washington los ministro de finanzas de los siete pasis mas industrializados de la tierra. (()) Bush quiere que los ciudadanos de este pais, a los que cariñosamente se dirigía el viernes para comunicarles que la crisis tiene solución, se enteren este sábado de que la unión hace la fuerza y que los gobiernos y los bancos centrales de Estados Unidos, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido, Japón e Italia están de acuerdo en decir que "La situación actual requiere acciones urgentes y excepcionales". El llamado grupo del G7 ha dedicado todo un día a poner por escrito cinco puntos de obligado cumplimiento, donde insinúan que todo es posible para conseguir liquidez –dinero contante y sonante, publico o privado- con el que recapitalizar unas instituciones secas e incapaces de seguir haciendo que la maquina funcione ante las demandas de empresarios y clientes. Bush tendrá la oportunidad este sábado – es la previsión para las próximas horas- de hacer una nueva declaración desde la Casa Blanca… pero todo es posible… hasta callar y esperar a que mañana la Asamblea del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional hagan su particular examen a la situación con un nuevo comunicado final de aviso a navegantes.