martes, 14 de octubre de 2008

Nacionalización con explicaciones

George Bush primero, solo en minutos y desde la casa blanca, luego Henry Paulson, secretario del Tesoro, son los encargados de explicar a qué y cómo van a dedicar los primeros 250 mil millones de dólares que de la caja de todos tratan de evitar la crisis financiera.. La primera idea, el plan ahora ya traducido, es inyectar en nueve bancos del país dinero contante y sonante. Nacionalizar en letras pequeña a cambio de liquidez, convertir al estado en garantía de nuevos préstamos interbancarios, con el reclamo añadido de dar seguridad total y durante los tres próximos años a los depósitos que sin interés están en las cuentas que manejan las pequeñas empresas. Los banqueros han tenido que aceptar el plan sin poner condiciones. El estado se cobrará un interés del 5% que puede subir hasta 9 sobre las mil millonarias cantidades que salen de la caja de todos. Objetivo prioritario es recuperar la confianza, en medio todavía de voces encontradas y sugerencias que no siempre coinciden, aunque por segundo día consecutivo parece que no serán las bolsas del mundo las que se atrevan a poner un solo pero a tantos miles de millones de dólares como se han puestos en circulación estas ultimas horas.
ELECCION, A 21 DIAS
La contienda electoral es la que mejor traduce la idea de que no todo son flores en el campo. Los dos candidatos, el demócrata Barack Obama y el republicano Jonh McCain han tratado en estas ultimas horas de poner limites y diferencias notables a lo que son sus planes de futuro. (()) Obama ha ofrecido un plan especial y complementario al rescate financiero de bancos dedicado exclusivamente a la clase media. Quiere crear trabajo para todos y una moratoria de tres meses en el pago de hipotecados en apuros. La idea cuesta unos 150 mil millones de dólares y es la solución ideal –explicación de campaña- para poner el dinero en manos de quien mas lo necesita Jonh McCain prefiere como alternativa ofrecerse como el luchador incansable incapaz de sacar mas dinero de impuestos. Su plan no tardará en presentarse a la opinión pública, va por detrás, como en las encuestas, pero en el caso del republicano los milagros siempre son sus resurrecciones