miércoles, 18 de marzo de 2009

Obama, todo menos rebajas

Barack Obama pide la palabra. Está que lo tira, el dinero tambien, pero ahora el presidente de los Estados Unidos vuelve a embarcarse en una nueva y renovada campaña de ideas, imágenes y mensajes . A Obama no le cansa el espectáculo. El es el espectáculo en primera persona. Hace unos dias, un buen amigo me confesaba la impresión de ver y sentir el aliento del presidente a solo unos metros. Es diferente. No es humano, está en otra dimensión. La obabamanía tiene en las palabras de Ignacio su mejor expresión. El presidente solo hacia que dar la nota. Felicitaba en público y en directo al senador Kennedy. Era el milagro, la voz que ya no clama sola en el desierto. Barack Obama se embarca esta próxima noche en un reto singular y diferente. Tiene diez minutos para sentarse con Jay Leno. La política en su programa es un cachondeo. Ser más gracioso que el presentador es el peligro. Obama estuvo ya con Leno cuando era solo candidato demócrata a la presidencia. Estuvo en su salsa. Ahora es el presidente de los Estados Unidos y caen chuzos de punta. Las circunstancias prometen elevar la audiencia de Leno justo al doble de los cinco millones de telespectadores que le acompañan cada noche. Seguramente no faltarán dólares que buscar y por los que preguntar. A los ejecutivos de AIG y a sus bonificaciones millonarias se suman ahora los repartos secretos y a contar con los dedos entre los prebostes de Fannie Mae. Escándalo a escándalo en los primeros cien dias de gracia con los que cuenta el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Será por callar, deben haber pensado ahora sus asesores. Por eso, este casi miercoles que empieza hay dos compromisos de campanillas. Estar con Leno en la tele y en su show y esperar una semana para celebrar la que será su primera rueda de prensa en horario estelar. Todas las televisiones están invitadas a escuchar al hombre que bajo de los cielos, Barack Obama quiere ganar por goleada, aunque su mensaje será -como hasta ahora- descalificar todo lo que puedan parecer rebajas.