viernes, 6 de marzo de 2009

Febrero suma 651 mil nuevos desempleados



Vértigo es la primera impresión. Van más de cuatro millones largos de personas que en este último año se han quedado sin trabajo en los Estados Unidos. Me miro al espejo, soy parado de lujo y me siguen dando vértigo hasta los 651 mil desempleados que ha sumado febrero a las listas del nuevo desastre. La noticia es un reguero de pólvora que se multiplica en las redacciones periodísticas. Los análisis del periódico The New York Times han saltado a su portada en solo escasos minutos. Ya hay quien hace más números, más cálculos engorrosos, quien reduce a segundos el número que aterra y desespera a una de las economías supuestamente más poderosas del mundo. Son 8,1% los parados y están aterrados. Los mas optimistas, los que llevan la sartén por el mango, calculan que esta crisis de consecuencias impredecibles y soluciones desconocidas, podrá alargarse otros tres años largos. Esto pasa solo en los Estados Unidos, por fortuna en el país que reparte un ERE entre unos 4.500 trabajadores públicos al valor de 1.500 millones de euros, las sombras son mucho menos gruesas. Hablar en inglés o en castellano tiene esas ventajas. Obama está que echa los dientes mientras Zapatero promete solo un año de sacrificio y desesperanza. Las cuentas son las del cuento de la lechera. Esta mañana de viernes habrá más de un motivo para pensar en seguir batiendo records aunque en las videotecas publicas ya se pueden encontrar otras voces que en español pueden seguir helándonos el alma.