jueves, 12 de junio de 2008

El mus de Barack Obama


Barack Obama acepta el mus, cambiar cartas, y no es el primero ni sera el último. Los republicanos de John McCain se han pasado cuatro días poniendo en la picota al asesor Jim Johnson, encargado con Carolina Kennedy y Eric Holder, de proporcionar al candidato demócrata nombres a los que subir a su carro como futuros aspirantes a la vicepresidencia de los Estados Unidos. Johnson no era trigo limpio para la oposición republicana que le había buscado las cosquillas por el lado que mas duele: responsable de una empresa de prestamos e hipotecas con sus beneficios consabidos ahora que muchos ciudadanos se están quedando sin casa por no poder hacer frente a pagos y compromisos. Obama había defendido a su colaborador hasta solo hace unas horas que acepto su renuncia. El problema no pasa de ser una gota de agua, pero hay quien lo convierte en la gota que colma el vaso al extrapolarlo a situaciones tormentosas vividas por el candidato Obama. A saber, primero defiende… lo hizo con la colaboradora que llamo monstruo a Hillary o con el pastor incendiario de su iglesia… y finalmente acaba aceptando o rompiendo con los que encendieron mechas a bombas que los republicanos siempre han tratado de hacer explotar en las narices de quien es hoy el único demócrata con el que pelear la casa blanca