jueves, 5 de junio de 2008

Alcaeda, en el banquillo de Guantánamo

La vida sigue y el calendario hace llegar compromisos que recuerdan las realidades que tiene este país en su día a día, incluso con esa prisión de Guantánamo que hasta hoy el candidato demócrata –como tambien ha estudiado en alguna ocasión la administración Bush- quiere cerrar aunque sigan todo sin encontrar la solución ideal a un problema que se pudre. Mientras tanto, el llamado cerebro o arquitecto de los atentados del 11 de septiembre del 2001, Jalid Sheij Mohamed, comparecerá hoy por primera vez ante un juez en la base estadounidense de Guantánamo en la isla de Cuba. Jalid Mohamed estará sentado en el banquillo de los acusados junto a cuatro de sus presuntos colaboradores, a priori los presos mas importantes encerrados en la prisión a la que llegaban procedentes de cárceles extrajeras en uno de esos días en que George Bush tenia que justificar la existencia legal y en el limbo del centro carcelario.(()) El mismísimo Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha tenido que corregir y pedir al congreso nuevas leyes para llegar hasta donde estamos, sin evitar todavía que en el tribunal militar que lo juzga se encuentre con defensores que exigiran anular el procedimientos desde el momento que las acusaciones contra Jalid fueron obtenidas a base de coacciones y torturas.