lunes, 9 de junio de 2008

Bush, viajero en las ultimas

George Bush ya está camino de la que no hace mucho tiempo su adminitración llamaba la Vieja Europa… Es la otra cara de la moneda, devolver a la diplomacia estadounidense la normalidad o la aparente normalidad o con el continente europeo aún a pesar de que sigue la guerra en Irak y hasta la primera dama hace suya la preocupación por Afganistán. Bush tiene previsto llegar esta noche a Liubliana en la que no es mas que la primera parada y fonda de un viaje donde la Unión Europea será de nuevo la invitada de la fiesta. La reunión anual entre los Estados Unidos y la Unión permitirán al presidente ponerle campanillas a un viaje que muchos consideran puede ser de los últimos antes de abandonar la Casa Blanca. Bush y Laura –la primera dama que se presentaba por sorpresa y cuando no la esperaban en Liublinana, tienen una semana para hacerse fotos de nuevo con el Papa Benedicto XVI, reencontrarse con el italiano Berlusconi, saludar a la canciller alemana Angela Merkel, cenar en el Eliseo con el presidente francés Sarcorzy y su esposa Carla Bruni, y rendir un nuevo tributo de amistad con el Reino Unidos sin dejar pasar la oportunidad de visitar a la reina Isabel II y hacer un salto hasta Irlanda. La agenda política será otro cantar sin que pueda faltar en la lista de asuntos siempre pendientes Oriente Próximo, Afganistán, Irak, Irán, Serbia, Georgia y hasta el recuerdo aniversario del plan Marshall con el que los Estados Unidos –hace 60 años- ayudaban a la reconstrucción europea después de la segunda gran guerra.