martes, 2 de junio de 2009

Renegade, el libro sobre Barack Obama

La tribuna de Cafe Atlántico es ahora el púlpito de la modernidad. Anoche se repetía la historia. Richard Wolffe presentaba en sociedad Renegade. Es su último libro, el primero que tiene a Barack Obama como protagonista. Richard subía al púlpito del Atlántico acompañado de sus amigos. Los democrátas que ahora mandan en Washington arropaban al periodista. Jose Andrés actuaba de maestro de ceremonias. Otra vez, aunque solo fuera por un instante, volver a empezar. To Nuria and Magin. Wanderful friends, cooks and Spanish teachers! Gracias por todo. Yes we can. Richard . Diez años antes Paula y Richard eran un joven matrimonio que se las prometía felices. Vivian muy cerca de Dupont Circle y no tenian los tres hijos que ahora tienen. Paula y Richard como Tichi y Jose Ramón soñaban con la vida. Diez años dan para mucho y mas en Estados Unidos. Richard era uno de los profesionales del Finantial Times en su redacción de Washington. Las elecciones y la campaña del año 2000 cambiaron su vida. Cuando George Bush ganó la presidencia en el Tribunal Superemo de los Estados Unidos, Richard se convirtió en el británico indispensable. Para entonces, sus opiniones y análisis debían ser tenidas en cuenta. Fue mi voz de la conciencia en las tres campañas que tuvimos la suerte de vivir de cerca. Siempre acertaba, siempre al principio, cuando el pistoletazo de salida se daba en Des Moines y en el estado de Iowa. La campaña de Barack Obama no fue diferente para Richard. Miento. La campaña con Barack Obama que empezaba en Iowa una noche del 2007 fue siempre para Richard la campaña del candidato presidente. Eso es lo que entre otras muchas cosas cuenta en su libro. Detalles y anécdotas que no han cabido en la revista Newsweek o en sus comentarios para MSNBC. Renegade nacía pocos días después de aquella cena de Iowa que dos periodistas españoles tuvimos el privilegio de ver y vivir en directo. El libro de Richard no da ni mucho menos el menú que los demócratas disfrutaron aquella noche en la que Obama soñaba ser presidente sin el permiso de Hillary Clinton. ¿Permiso de quien?. Estaís viendo al candidato demócrata y al hombre que llegará a la Casa Blanca. Richard no tenía ni ha tenido nunca pelos en la lengua. Otra cosa es que fuese capaz de convencernos, algo que incluso tuvo que aguantar Obama el día que como candidato le sugeria escribir el libro que ahora tengo dedicado en mis manos. Renegade es la historia que se cuece en la trastienda de un senador de Illinois convencido de ser el próximo presidente de los Estados Unidos. Hay de todo y para todos, incluso para quienes piensan que fue en internet donde se acabó deciendo el largo duelo electoral de la familia demócrata. Por ahora, me quedo con un par de detalles que han llamado entre lineas mi atención. Aquella cena del partido en Iowa con un discurso preparado en tierras de Carolina del Sur y asumido y aprendido antes en muy pocas horas. Y el varapalo de las primarias en Ohio y Texas, donde es su esposa Michelle la encargada de coger la sartén por el mango y pedir un cambio de estrategia. Para entonces, Richard Wolffe tambien le habia dicho al presidente que reconsideraba la que había sido una sugenrecia. Voy a escribir este libro, creo que es una buena idea. Querido Richard -replicó Barack Obama- siempre tengo buenas ideas.