jueves, 10 de septiembre de 2009

Mentiroso

No es normal. Ha sido como si un elefante se hubiese sentado en la Colina del Capitolio. El elefante republicano se llama Joe Wilson. Es un representante del Sur de Carolina. Anoche le llamó mentiroso al Presidente de los Estados Unidos. No es normal, por eso su imagen y sus gritos están en casi todos los medios de comunicación. La segunda oportunidad en la que Barack Obama se dirigía al Congreso de los Estados Unidos -Senado y Cámara de Representantes en sesión conjunta-en la segunda oportunidad salieron chispas. Hubo censura. No en el mensaje del presidente Obama. Sí en la pataleta airada de los conservadores más chillones. Algunos enseñaron la patita nada más verse en el hemiciclo. Un puño en alto, aunque sea el derecho pero siendo el del portavoz de la minoría puede resultar llamativo. Habia que verlo para creerlo. Había que estar en el ajo para entenderlo, para que las imágenes oficiales no pudieran ahorrarnos detalles. Hubo de todo, como en botica. Papeles al aire con los que se suponía primeros desarrollos de una hipotética y necesaria reforma sanitaria. Papelones o carteles con la incripción WHAT BILL?. Y gritos, gritos como el del representante Wilson llamando mentiroso al presidente de los Estados Unidos. La patata caliente sigue en el tejado. Se lanzan dardos envenenados, pero los números son reales como escarpias. La pobreza en el país más industrializado del planeta ha crecido del 12.5% al 13.2% en tan solo un año. Los estadounidenses sin cobertura sanitaria han saltado de los 45.7 millones a los 46.3. No pasa nada, las encuestas y los censos aguntan siempre lo que se les eche. No es lo peor, en el 2006 eran 47 los millones de estadounidendes sin seguro sanitario Quien no se consuela es porque no quiere. Unos llaman mentiroso al presidente. Otros, Obama sin ir mas lejos, solo dicen que cinco compañias son las encargadas de ofrecer seguros de salud en 34 estados de los 50 de la unión. En Alabama, solo BlueCross puede hacer y deshacer entre el 99% de sus ciudadanos. Es el país de Alicia y el país de las maravillas. Hasta esta mañana, el vicepresdente Joe Biden se atreve a pronosticar que para antes del próximo Thanksgiving la reforma sanitaria será una realidad.