lunes, 3 de junio de 2013

Manning, en el banquillo

         Bradley Manning tiene 25 años y es desde hace tiempo un soldado bajo sospecha. Manning enfreta desde hoy en un juicio marcial la posibilidad de pasar el resto de sus dias encerrado entre barrotes. Su delito, ser la garganta más profunda que hayan podido descubrir en los Estados Unidos. Manning es el responsable de habernos enseñado como trabajaban por el mundo cientos de diplomáticos al servicio de sus  gobiernos.  Los supuestos secretos de estado eran en mucho casos chismes de los unos y de los otros  El ¨Hola¨ de la política acabó publicado por WikiLeaks y multiplicado por cientos de medios de comunicación.  Desde entonces, las cañerias y cloacas de la democracias occidentales están siempre en inmaculado proceso de limpieza. Claro que lo peor de todo es llegar a pensar que los secretos por ser secretos están libres de toda sospecha.