miércoles, 20 de enero de 2010

Massachusetts vota republicano

Hace años, el presidente Truman se mofaba de las prisas periodísticas que le daban como caballo perdedor en las elecciones a la Casa Blanca. Ahora, en el estado de Massachusetts, un candidato republicano al Senado estadounidense repite la foto tan comedido como satisfeho. Scott Brown ha dado la campanada, por eso tiene derecho a sostener el periódico de la verdad sin necesidad de esperar a correcciones. El solito -y casi contra pronóstico- se ha convertido después de cincuenta años en el heredero natural del sillón de los Kennedy. Paradojas de la historia. Ahora, cuanto más necesitado estaba Obama de un león, acaba aterrizando en Washington un elefante en cacharrería. La victoria a los puntos de Brown llenará de tinta las hemerotecas. Un dia como hoy, hace tan solo un año, Barack Obama convocaba a juramento en la plaza mayor de los Estados Unidos. La esperanza del cambio no debiera ser flor a pudrirse en 365 días, pero los efectos de la crisis y los métodos elegidos por el presidente han hecho estragos. Los republicanos vuelven a tener la oportunidad de hacer filibusterismo en la Colina del Capitolio. Los demócratas ponen su mejor cara, aún a pesar de no faltar quien advierte de la necesidad de esperar a Brown para proseguir los trabajos pendientes. La reforma sanitaria -la que para muchos ciudadanos es menos que nada- vuelve a estar en la cartelera política de las desavenencias. Brown es todo menos tolerante con las prisas y con las reformas. Junto con la vitola de político desconocido ya hay quien le recuerda sus convicciones más conservadoras. La foto que no se hecho la cuentan los periódicos en letra pequeña. Brown más que sucesor del senador Kennedy parece ser digno heredero del mormón y presidenciable Mitt Romney. Lo que son la cosas. Desde 2002, desde que Romney fuese elegido gobernador de Massachussets, ningún republicano se había comido un rosco en uno de los estado mas liberales de la costa este. No es baladí, pero lo conseguido por Brown es digno de tenerse en cuenta. Kennedy revalidaba en 2006 su escaño por 38 puntos de diferencia. Obama ganaba a McCain por 26 en noviembre del 2008. Hace solo unas horas, a la espera todavía de resultados oficiales y definitivos, Scott Brown ha endosado una manita de cinco puntos y recibido la felicitación de la aspirante demócrata Marta Coakley. Son los gestos, como las fotos. Gestos y fotos a los que se añade el aviso urgente del presidente Obama. Enhorabuena, senador Bronw, le espero en Washington con una agenda repleta de buenas intenciones.