martes, 21 de julio de 2009

J Airam



J Airam no ha podido ni podrá decirnos nunca cual es su última decisión. Se acaba, se nos va sin podernos decir adios. Se muere enchufado a un respirador. No sufre, solo tiene una infección descontrolada que acabará con su vida. Acabará con su parkinson y con su demencia senil. Tiene fiebre y un tubo por el que recibe medicación y alimento. Se muere. No se queja, ni tan siquiera es capaz de espetarle un coño a quien lleva la guadaña. Se va sin hacer ruido pero preocupado por saber si los dineros del Banco de España siguen a buen recaudo. Esa fue desde hace años y hasta el último minuto de su existencia una de sus procupaciones, no la única. Una vida con Angelines imprime carácter y marca exitencias. Ni cuando J Airam perdió la memoria se olvidó de llamarle guapa. Era la contraseña, era mama y era la esposa a la que nunca le ha faltado de nada. Ahora sí, ahora le va a faltar todo y de golpe. Nunca se ha hecho a la idea de quedarse sola ni estando sola. Eso se lo debes, porque J. Airam fue marido antes que padre. Y Angelines fue esposa antes que madre. Esa es la ley de una casa donde la familia siempre ha imprimido carácter. Esta noche papa es el primer inocente. Niñas, ya no habrá salidas con invitación a cenar en las mejores mesas. Pero tranquilas, como mama. El no sabe la que le espera. Nos deja un poco más solos para que lo imaginemos. Cada uno como quiera y donde quiera. A mi no me lo quitan de la cabeza. Esta noche o mañana, el abuelo Magín cogerá a legaña por banda y le hará su primer nuevo encargo. Pepe Fudrique puede entretenerle en la jugada echándole una carrera o sirviéndole una copa. Una de toros, una de vinos, una de mus... son las buenas cosas de aquí las que en el fondo le esperan allí. Buen viaje, papa, y espero que algún día nos las vuelvas a contar a la familia y en Astorga. No te has ido y ya espero tus Cosas de Aquí... en mi máquina y en mi habitación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios Santo, Magín....

Te admiramos mucho y rezamos por él.Seguro que donde vaya, se seguirá acordando de ti....

Murielito

victor dijo...

precioso y emocionante...un saludote

Jesus dijo...

Un abrazo, amigo. Fuerza para que las huellas de los buenos momentos vividos nunca se borren.

valle dijo...

Que los recuerdos hermosos te acompañen siempre. Un beso enorme