miércoles, 31 de agosto de 2005

IDEAS Y COLORES

George Bush ha puesto a su gobierno a trabajar. Regreso 48 horas antes de las vacaciones a lacasa blanca y nombro al superministro Michel Chertoff coordinador de un plan de auxilio y recontruccion que tenia como principio una confesion. No hay palabras para describir la devastación. Bush, sobrevolaba a baja altura y desdeel avion presidencial los estados de Alabama, Misisipi y Luisiana, quiere regresar –pero en tierra. Antes del fin de semana En menos de veinticuatro horas 73 mil refugiados recibiran cinco millones cuatrocientas mil raciones de comida, diez millones de litros de agua, tres toneladas y media de hielos, 135 mil mantas, 11 mil catres, 144 generadores y elauxilio de 20 mil guardias de la reserva nacional. Los estados delGolfo de Mexico decia Bush van a necesiar ayuda durante mucho tiempo, latarea, el camino sera difícil, Son poroblemas sin precendentes pero estoy convencido de que tendremosexito. Nueva Orleans sobrevivira. El presidente, desde la Rosaledade la Casa Blanca, rodeado por ministros de buena parte de su gobierno dibujaba tres prioridades que luego desarrolaba… salavar vidas, evacuar las zonas afectedas, llevar agua, alimentio, procurar educación y salud para los desplazados, dedicar todoslos esfuerzos ala recuperacion de infraestructuras… y todo sin olvidarse de la reserva energetica esta para utilizarse cuando se debe paliar con la ayuda de las refinerias la escase de producción y distribución de combustible, un dato que ha llevado a ver en algunas gasolineras del pais el galon ‘poco mas de tres litros a cinco dolares, el doble de lo que se pagaba antes del pasado lunes.

La situacion sigue siendo desesperada y sobrecogedora, y hasta según con el color con que se mire, mas todavía desde el profundo sur, las palabras pueden llegar a herir sentimientos y voluntades. El alcalde Nagin, el alcalde de Nuerva Orlean es de los pocos –porno decir el unico que no se muerde la lengua. Decir que hay cadáveres flotando en el lago en que se ha convertido su ciudad solo son palabras que van a repetir vecinos apesadumbrados que buscan consuelo ante la primera camara de televisión. Hay mucho cocineros –decia antes figuramdamente para resolver esta crisis y todavía su osadia llegaba hasta donde nadie quiere llegar… puede haber solo en Nueva Orlean cientos demuertos por no decir miles La version oficial, la que escenifican los gobernadores como Richy Perry en Texas, es menos violenta y mas solidaria, aunque tan comprometida y extraordinaria como la que denunciara Nagin. Perry decia que 23 mil refugiados del estadio Superdome, los que no pudieron irse de nueva orleans por falta de medios, seran bienvenidos en la populosa ciudad de Houston y en el estadio Astrodome… Fue una solicitud de la gobernadora de Luisiana, la señora Blanco, tan desbordada por la situación como las aguas que todavía siguen sembrando la desesperación del millon de personas desplazadas a las que les esperan todavía dias, quien sabe si meses, de muchas calamidades. Y es que aunque no se haya hablado español para los cientos de hispanos evacuados , pocos o casi nadie pueden tener la posibilidad en la presentes circunstancias de tener electricidad para ver la tele o escuchar la radio.