jueves, 17 de enero de 2013

Malí y las gafas...


   A veces las gafas de mirar deben ser ahumadas o tener las dioptrías cambiadas… Me llama un amigo y me dice: la que ha liado Francia metiéndose en Malí para ayudar a los Estados Unidos.  Cómo?  Francia y Estados Unidos?   Los que hace años se tiraban piedrás por Irak,  los que echaron al estudiante estadounidense Sarkozy…  Francia en Malí es ahora una nueva oportunidad para saber dónde están los intereses de cadauno y la cadaunada de cada cual. El horno sigue estando para pocos bollos, pero de momento llama la atención el tacto con el que se conducen los unos y los otros. Los Estados Unidos tratan de no decir que están metidos en el ajo, tanto casi como los ingleses o como los argelinos que han visto estallarles el problema en casa…   Todos andan preocupados por la vida aunque sea para negociar por detrás con la muert. Y es que la comunidad internacional aparenta seguir pisando como elefante en cacherrería cuando el mundo árabe ya son muchos mundos, casi tantos como los que representan a los que eufemisticamente siguen llamando militantes islamistas…  siempre a un paso y más cerca de que alguien decida cambiarles de nombre y convertirles en carne de drones teledirigidos.