sábado, 31 de enero de 2009

Obama repite en la Super Bowl

Obama vuelve a hacerlo… Estará en los anuncios de la Super Bowl para dirigirse a los soldados estadounidenses en misiones en el exterior. Misiones es el eufemismo de guerra, pero Obama sabe como apañárselas. La cita es en Tampa, estado de Florida, en el que se supone el mayor espectáculo del mundo. La final del fútbol americano pueden llegar a verla unos 100 millones de estadounidenses, sin contar los ciudadanos del mundo que se apuntan a ver tambien los balones fuera. Aquí y ahora no son pepinos sino anuncios publicitarios lo que está en juego. La cadena NBC dice que sus tarifas para tan magno acontecimiento son de tres millones de dólares por cada treinta segundos. Cuánto tiempo hablará Obama es un misterio, tanto como saber con que atención van a seguirle esos hombres y mujeres de uniforme que desde Afganistán o Irak estarán frente al televisor comiéndose pizza y bebiendo cerveza como manda la tradición. Lo menos importante para Obama será si ganan los veteranos Steelers de Pittsburgh (sus favoritos) o los novatos Cardinals de Arizona. Por no saber, no es importante ni saber cuántos de esos 75 mil espectadores que vivirán el partido en directo han pagado oficialmente hasta 5 mil dólares su capricho de última hora. Qué importa incluso que sea Bruce Springsteen el encargado de amenizar un descanso que hiciera famosa en su día la teta de Janet Jackson. Barack Obama vuela alto. Sabe que una transmisión de la Super Bowl acaba siendo para las empresas de medición de audiencia uno de los 23 de los 50 espacios mas vistos de la televisión. Abogados de la Casa Blanca estudian ya como limitar la imagen comercial del presidente. Pero la vida sigue. Obama, el primero en muchas cosas, no ha conseguido todavía ser el político más visto por la caja tonta. Este domigo, sentado en Casa junto con un grupo de 15 congresistas, conseguirá su propósito con la Super Bowl. Otra cosa diferente es que entre col y col puedan verse lechugas. Los anuncios de este año, como los patrocinadores del gran evento, han cambiado y son diferentes. La crisis llama a las puertas de casi todos, menos de esos valientes que sin ser ya conejitas de Playboy o coches estadounidenses estilo Ford siguen atreviéndose a decir aquí estoy yo con mis soldados.

Dos maneras de gobernar...

video

jueves, 29 de enero de 2009

Rod Blagojevich, destituido

Blago es ya historia… El que fuera hasta hace solo unas horas el gobernador del estado de Illinois, Rod Blagojevich, ha sido mandado a paseo por el mismo senado estatal en el que empezara su vida política el presidente Barack Obama. Blago, como le conocían sus amigos, ha sido considerado culpable de tráfico de influencias. Jugaba con fuego en el estado donde los ganster hicieron su ley y ha terminado quemándose para recordar que las historias siempre tienen principio y final. Blagojevich se ha convertido en el octavo gobernador estadounidense obligado a dejar el cargo, aunque hasta el último en hacerlo debemos remontarnos siete trienios. Rod Blagojevich será en todo caso el primer serbio-americano en bajarse de un sillón desde el que algunos estadounidenses han llegado a la Casa Blanca. Barak Obama ha conseguido este año romper el maleficio que duraba desde que un senador como JFK ganara la presidencia de los Estados Unidos. Blago era como Nixon, Reagan, Clinton o Bush un gobernador ambicioso al que un fiscal peleón había pinchado el teléfono para escarnio público del personaje en cuestión. Blago vendía sillones senatoriales al mejor postor, se dejaba querer por casi todos y era conocida su arrogancia para deshacerse de enemigos. Una de sus pasiones mas celebradas era conseguirse -por las buenas o por las malas- periodistas amigos. A los enemigos, aunque trabajasen en el arruinado Chicago Tribune, se las tenía jurada. Blago ofrecía a sus dueños luz verde para sus negocios a cambio de ponerlos de patitas en la calle. Esta noche, cuando la nieve y el hielo, dejan la capital federal de los Estados Unidos el adios forzado de Rod Blagojevich destapara la caja de los truenos. Barack Obama y Rahm Emanuel, su jefe de gabinete, habian sido amigos, compañeros y hasta relevistas politicos del ahora aparcado gobernador de Illinois. Otra vez Blago dará que hablar en los mentideros politicos de Washington, pero aquí las temperaturas heladas y hasta el eterno viento de la ciudad de Chicago acaban siendo muchos más llevaderos aunque a veces sorpredan y atasquen a un recién inaugurado presidente.

Washington, nieve, colegio y lluvia de millones


Dicho y hecho… Las niñas vuelven hoy al cole después de que papa mostrara en público su extrañeza de ver como dos copos de nieve dejan a sus hijas en casa. El presidente ha llegado a Washington desde Chicago y no esta acostumbrado a pasar por estos trances. Nevar en la capital federal de los Estados Unidos es algo muy serio. Todo es acostumbrase o tirar de cartera para que lo que es normal es Chicago pueda ser casi normal en una ciudad donde las arcas municipales no son capaces ni de quitar la nieve. Barack Obama es nuevo en la plaza. Novato en esas pequeñas cosas mundanas que pasan cada día por llevar a los peques a la escuela. No es lo mismo subir a votar a la Colina del Capitolio que coger el autobús escolar a la vuelta de la esquina. Malia y Shasa llevan tres días encerradas en la Casa Blanca. Un día hicieron pellas porque estaban cansadas. Sus papas tuvieron que ir de fiesta en fiesta y todos regresaron a casa demasiado tarde. Ahora es la nieve la que hace estragos. Aunque no hay mal que por bien no venga. Sus señorías pueden aprobar un plan de ayuda mil millonario, aunque las hijas del presidente no vayan al cole por la nieve. Los republicanos siguen en sus trece, en la oposición, pero sin sacarle punta al frío ni al colapso que la caida de dos copos y una helada morrocotuda ponen en jaque a la vida capitalina. Barack Obama hace como que no se entera, pero toma nota mientras visita el Pentágono como su comandante en jefe. Hasta la web que tiene de su oficina publica su primera historia en español. Hay nieve en la calle, pero chimenea en el despacho oval de la calle Pennsylvania. Estados Unidos echa humo mientras respira. El frío es la primera explicación a tanto desaguisado. Y por su era poco, hasta el Fondo Monetario Internacional se atreve abrir el congelador de los informes. El crecimiento a futuro está como el tiempo. Hielo, mucho hielo a la vista y alto riesgo de romperse la crisma. Está claro. Hay días que la meteorología hace estragos, incluso para que un presidente sea capaz de sorprenderse porque sus hijas siguen obligadas a quedarse en casa.

domingo, 25 de enero de 2009

Hay que obligar a Obama

La nieve es blanca y el asfalto sigue siendo negro. Obama lo sabía antes de llegar a jurar dos veces para convertirse en el 44 presidente de lo Estados Unidos. Después de todo, con la que está cayendo, Barack Obama no ha hecho nada diferente de lo que siempre había prometido. Voy siempre a deciros la verdad... y en esa estamos. Barack ha tenido ya sus primeras trifulcas con la prensa. Primero por unas fotos que solo dejo hacer a los profesionales de la Casa. Despues por un portavoz llamado Robert Gibbs capaz de ningunear preguntas incomodas. Obama empieza a tener que justificar el sueldo antes incluso de cobrarlo. Mas todavía. No ha cumplido ni la primera semana en el cargo, no ha parado de firmar con la zurda leyes y reformas, congelaciones de sueldo y compromisos de futuro (se compran planes para salir de Irak con la misma urgencia que cerrar Guantanamo) cuando ya hay voces que se encargan de recordarle compomisos recientes. Barack Obama hizo una carrera electoral cargada de mensajes. Algunos demócratas, compañeros hoy de gabinete, le acusaban de carecer de programa y de ideas. Obama nunca se lo recriminaba. Volaba alto y hablaba tan claro que todavía hoy son muchos quienes recuerdan sus mensajes. Ahora nadie podrá echarlos en saco roto. Están pegados por todas partes, menos en la página web de la Casa Blanca donde el cambio se ha llevado al idioma español por delante. Martin Luther King cumpliría esta semana 80 años. Obama tendrá este lunes la posibilidad de encender las velas. Firmará un decreto con el que rescatar de sus cenizas los compromisos de Kyoto. Será un nuevo gesto en esa difícil tarea de escenificar el cambio a un a pesar de que la nieve sigue siendo blanca y el asalto negro. Obama lo sabe y lo sabía. Hace menos de un año contaba en algunos mitines la historía vivida por A. Philip Randolph y Franklin Delano Roosevelt. El sindicalistas fue obligado por el presidente a cantarle las verdades, segun confesión de Eleonor su esposa. Roosevelt terminó aquel ágape pidendo a Randolph lo mismo que Obama reclamó a quien le había preguntado por cómo resolvería el conflicto entre Israel y Palestina. Soy solo un persona. No puedo hacerlo solo. Le pido, les pido -dijo Obama- que me obliguen a hacerlo. Y en esas estamos.

miércoles, 21 de enero de 2009

Obama desde el Mall

A la tercera, la vencida: el cambio a voces, servido en monitores y a cerca de kilómetro y medio del Capitolio de Washington. Obama y vivir del sudor ajeno permiten formar parte de esa Historia que otros tienen la obligación de contar para que todos se enteren en directo Obama desde el Obelisco fente a la Casa Blanca es mucho Obama... incluso hasta cuando el juez Roberts le lleva a confundirse y quedarse en blanco en el que se suponía el juramento más aprendido de su vida. Barack Husein Obama se ha convertido en el 44 presidente de los Estados Unidos de América en un mediodía radiante pero helador. Yo estaba allí, a kilómetro y medio del primer negro que gana a pulso el despacho oval de la Casa Blanca. El lo sabía, pero prefirió no hacerlo titular. Su primer mensaje, el primer mensaje que Obama tendrá el honor de ver pasar a las generaciones venideras no habla ni de blancos ni de negros Prefiere proclamar el cambio real desde la responsabilidad de todos y desdibujar los calendarios que hasta ayer marcaban dieciseis meses para salir de Irak con responsablidad. Obama ha jurado a mediodía sobre la misma Biblia que hace 148 años utilizara el presidente Lincoln. Es todo un gesto, un detalle que nadie podía llegar alcanzar a ver desde kilómetro y medio de distancia o a metro y medio de la familia que con más esperanzas a su alrededor llega a prestar juramento en las escalinatas del Capitolio de Washington. Obama se la juega cuando el mundo está para pocas bromas. Sabe muy bien que las palabras se las lleva el viento, que la velocidad se demuestra andando. Por eso llama la atención visitar la primera tarjeta de presentación del nuevo presidente. El español brilla por su ausencia y su primer mensaje todavía está en la cocina en llegando el día despues. La página oficial de la Casa Blanca se cae de la vista después de haber sido intenet esa maquinaria engrasada con la que se había firmado la victoria en las urnas del cuatro de noviembre. Obama se ha ido de fiesta y su primera noche ha terminado en bailes. Llega este miércoles la hora de la verdad. JFK habia dormido solo cuatro horas cuando hizo su primera entrada en el Despacho Oval. A Kennedy -cuentan- no se le notaba el que hubiese pasado la noche en blanco. Barack Obama tiene una ventaja que no tuvieron ninguno de sus predecesores. Auque sea acompañado de guerras, con la crisis haciendo estragos, aun a pesar de los 300 puntos que hace unas horas restaban en Wall Strett los valores indutriales... Barack Obama es el primer presidente de los Estados Unidos que ha sabido lidiar desde siempre entre el blanco y el negro.








miércoles, 14 de enero de 2009

Vuelva usted mañana... en Usera

Usera no es Washington ni falta que le hace. Soy ciudadano parado en Usera. Vivo en lo que fuera un polígono industrial convertido hoy en ciudad dormitorio. Los taxis de Madrid se orientan para dividir Usera por referencias de antaño. Desde mi ventana no se ve ni Decathlon ni la estación de Renfe con la que llegar a todas partes. Se sienten, pero no se ven desde una ventana de un sexto en el que se esuchan las voces infantiles de los niños a los que tengo como vecinos. Usera no es lo que era. No quedan ni los restos, ni las fábricas, ni los coches que se hacían en un barrio obrero que votaba comunista despues de legalizarse el PCE de Santiago Carillo y de la exilada Dolores Ibarruri, quien acabo regresando a España desde la que todavía era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Usera es ahora un cinturón de chinos y latinos añadido a Madrid y en donde las gentes (como yo) pueden hacer la cola del paro y rezar para que el llamado estado del bienetar les alcance en forma de prestaciones. Mi segunda casa en Usera será sin yo quererlo el Inem situado en el número 15 de la calle San Antonio de Padua. Es una oficina de doble planta a casi un paseo de la Plaza Elíptica y al costado de la estación del metro de Usera, que por algo estamos en la zona mas urbanita del barrio donde las miserias son menos y los parados hacen cola frente a una academía de inglés y un taller especializado en la reparación de coches BMW. Fui al INEM una de esas mañanas de invierno bajo cero. La primera mañana, después del día de Reyes, me dieron el roscón. Llegue y bese el santo. Cien metros de cola antes de recoger mi primera papeleta del paro. Subí con número a la charla de orientación. Bajé para terminar en la cola de prestaciones. Leía un periódico gratuito para seguir pudiendo mirar de reojo el ir y venir de compañeros en paro. A0012 , B004, C008. Orden hasta para burocratizar más y mejor nuestras vidas. Pretaciones de la Seguridad Social que en Usera, como en todos los Inem que hay en España, tienen para día de cobro todos los días 10 de cada mes, salvo que el 10 sea festivo o fiesta de guardar. Buenos dias, señorita. Soy del ERE de Radiotelivisión Española, soy de los últimos de Filipinas y en este sobre la emprsa ATISA con la ayuda de mi amigo Julio Blanco dice haber preparado toda la documentación necesaria para cumplir este duro trance. Sentada frente al ordenador la funcionaria frunció el ceño. Miró por encima de sus gafas. Vista cansada como yo -pensé- antes de que volteara la pantalla y me conminase a ver que todos mis derechos, como el paro que estrenaba, eran una jugada de órdago en la que acababa de perder la banca. Usted -dijo- no tiene derecho a prestaciones porque trabaja desde 1990 en una residencia de ancianos de la Comunidad de Madrid a sueldo de Esperanza Aguirre. Dios santo, hasta donde he tenido que llegar para enterarme y reclamar que alguien ponga agua en mi boca y motor en las piernas que por un instante dieron la impresión de negarme su sustento. Imposible, conseguí musitar sin gota de saliva. No soy yo, debe ser una equivocación. Yo he llegado desde Washington donde me he pasado los últimos diez años de mi vida. Le juro que no he cobrado un duro de ese empleo que usted me atribuye. Sería además incompatible. Es una equivocación, es imposible. No tuve tiempo para mas palabras. Vuelva el próximo 19 de enero a partir del mediodía. No puedo, esto tiene que estar entregado antes del 15, intente usted que sea mañana. Lleva tiempo, más tiempo del que usted ahora cree. Tiene que solucionarlo por su cuenta. Ir al INSS, pedir que le aclaren este apunte. Anularlo en la Tesoreria de la Seguridad Social. Ellos son en última instancia los únicos que peden corregir estas supuestas equivocaciones. Vuelva si quiere el 14 a mediodía y coja entonces un número en el dispensador para la fila B. Cita corcertada, si es que para entonces ha conseguido solucionar este desaguisado. Vivir sin vivir en mi. Primer paseo con dirección al INSS de la calle Amor Bendito. Agua. Esto no es aquí, debe marchar a Delicias y plantear su problema directamente en la Tesorería de la Seguridad Social. Metro Delicias. Tesorería. Información. Número 532 de la cola. Era mediodía y seguía sin poder tragar saliva sintiendo como la tierra se abría a mis pies. Quiero que alguien me borre con urgencia el apunte que dice que una residencia de ancianos ha cotizado por mí desde el año 1990. Que hijos más guapos tiene, no puede negar que son unos apasionados judocas. No son hijos, son unos sobrinos con los que paso el fin de semana. Juvetud, mi hemana se cansa y me los deja para disfrutar y desansar de sus días libres. Hablamos de educación, de hijos, de padres que fueron jóvenes y no se enteraron de lo que tenían entre manos. Ahora ya me había confesado, ahora no podía ni ponerme de pie. Estaba con los huevos de corbata. Tiempo, esto necesitará del tiempo que no tengo salvo que sea yo el encargado de resolver en persona y en los despacho de personal de la Comunidad de Madrid los desaguisados a los que soy ajeno. Delicias-Chamartin. Conseguir en el edificio número 31 de la calle Agustín de Foxa que su jefe de personal comprenda y resuelva en tiempo record unos apuntes que debo considerar equivocados. Mi estrategía me la reservo, pero el éxito en la misión pasa por un hombre de nombre Leandro y una estampita del beato Luis Querbes, fundador de los Clérigos de San Viator y a la postre el último en ser capaz de obrar el milagro. Leandro fue el encargado de comunicarme el lunes que todo había quedado aclarado. Nunca había trabajado en una residencia de ancianos y debo entender que nunca la Comunidad de Madrid había pagado cuota alguna a la Seguridad Social. El 14 de enero he vuelto a las colas del Inem. Se nota que las fiestas navideñas quedaron atrás. Madrugo pero son cientos los que van por delante. B028. Espero el turno para entregar in extremis toda mi documentación. Cambio de silla, cambio de mesa. Termino de leer hasta dos gratuitos diferentes. Me toca el turno superando a media docena de colegas rezagados o listillos que no se han presentado por delante. Pienso que hasta entre los parados premian el coger más números y filas que las que a priori resultan necesarias. Bingo, pero hay apunte que echarme a la cara. Ahora, un problema. Debe facilitarme -dice la funcionaria- la resolución completa de su ERE. No, perdone -contesto con saliva- esto de verdad no estaba ni mucho menos entre los papeles que ustedes me solicitaban hace una semana. Es la ley, fue la respuesta antes de empezar a telefonear a la empresa ATISA capaz de encomendarme proceder de oficio contra el Inem si en esta nueva ocasión no salía con los papeles entregados y la copia sellada. Llamada de santo (o de beato, segun se piense). Atisa se ofrece a mandar por correo electrónico lo que hace dos años habían entregado como mejor aval y directamene en nombre de RTVE a la Dirección General de Empleo. La oficina del Inem en Usera no tiene correo electrónico por lo que se van a conformar con el envío por fax. Mi problema parece resuelto. Me recogen los papeles, me sellan la copia y se quedan esperando que lleguen por teléfono-fax más de cincuenta folios con las resoluciones que han puesto en la calle a 4.500 trabajadores de la radio y la televisión pública española al bonito monto de 1.500 millones de euros. Ahora, solo tengo que esperar a que todo funcione y coloquen la ayuda prestación del paro en mi cuenta corriente. He aprendido una nueva lección. Mi obligación queda solo en eso y en volver mañana, como ya me paso, pero por fortuna sin perder ni la calma ni la saliva.